Publicidad

Artículo

Grand Theft Auto: La saga más polémica (II)

Jesús Bosque

Publicado

La primera parte había impactado, desde luego, pero se iba a quedar corta, comparada con la segunda parte que iba a demostrar que el concepto Grand Theft Auto iba mucho más allá y que el primer juego no era otra cosa sino la base de lo que vendría a continuación. Sin embargo, antes de llegar a ser el juego que hoy en día conocemos, Grand Theft Auto tendría una segunda entrega que incorporaría opciones muy interesantes.

Opciones que después se convertirían en habituales en las entregas siguientes, pero que en el segundo juego supusieron que la polémica se reavivase con bastante fuerza y, probablemente, sirvió para que RockStar optase por ofrecer ciudades ficticias inspiradas en reales.

La evolución del desarrollo: Bandas a escena

El segundo juego comienza con un cambio importante: el protagonista es alguien conocido: Claude Speed, un matón de medio pelo que también es el personaje principal de Grand Theft Auto 3.

El juego se sitúa en el futuro y, como curiosidad, si seguimos la línea argumental de la saga, esta segunda entrega se sitúa algún tiempo después de los acontecimientos de la tercera entrega. Una de las primeras novedades es que el juego ya no se sitúa en varias ciudades, sino que tiene como escenario una única ciudad sin nombre y con 3 áreas, algo que se ha repetido en posteriores entregas.

GTA 2, por otro lado, mantiene con respecto al primer juego dos puntos en común. En primer lugar el objetivo sigue siendo ganar suficiente dinero para pasar de área de la ciudad. El segundo punto en común es, otra vez, la libertad de acción, que sigue totalmente patente en el juego.

Como en el primer juego, se puede realizar cualquier tarea que dé dinero: robar coches, explotarlos, chocarlos, armarlos; atropellar personas, asesinarlas, quemarlas… Sin embargo no es la manera más rápida de ganar dinero. Para conseguir grandes cantidades hay que realizar misiones para las Bandas, una de las novedades que se ha visto en posteriores versiones del juego, aunque de forma diferente.

El concepto es sencillo: cada vez que se completa una misión para una determinada banda, el multiplicador de dinero sube una unidad, y este modificador influye en todo el dinero que recibimos por cualquier acción. Cada una de las bandas representa una facción, con unos intereses determinados y un respeto hacia nosotros que varía según nuestras acciones.

El respeto influye tanto en el modo en el que nos tratan los integrantes de la banda (si tenemos por los suelos nuestro respeto en la banda, nos atacarán con todas las armas que tengan disponibles), como también en las misiones que nos dan (a más respeto, mayor oferta de misiones, más dificultad, pero mayor recompensa). También hay que decir que tendremos que escoger, puesto que hacer misiones para una banda influye negativamente en otras.

Las bandas que vamos a ver en el juego son siete: una banda presente en todas las áreas y otras dos específicas de cada área. Así están Zaibatsu Pharmaceuticals, Loonies, Yakuza, Científicos, Rednecks, Hare Krishna y la Mafia Rusa. Como ya os habréis dado cuenta, algunas de estas han ido haciendo sus apariciones en otros juegos de la saga.
La ley también evoluciona

Con GTA 2 parece que los desarrolladores se dieron cuenta de que las ambulancias y los bomberos no eran algo popular y que incluso entorpecían la acción. A cambio, hicieron evolucionar al máximo la policía hasta lo que después se vería en el resto de juegos de la saga.

Básicamente, aquí ya no nos persigue simplemente la policía local, sino que a medida que vayamos delinquiendo, más y más cuerpos de policía se sumarán a nuestra caza. Así, en los primeros niveles de búsqueda, la policía local será la encargada de arrestarnos; más tarde los SWAT, el FBI e incluso, llegado el caso, el Ejército, con tanques e infantería estarán al acecho.

Afortunadamente, en esta entrega ya se podía guardar la partida, aunque no en un garaje, sino en una iglesia. Eso sí, siempre que se disponga de una cierta cantidad de dinero. A partir de ese punto se puede continuar en cualquier momento

Visualmente, GTA 2 no ofrecía prácticamente ningún cambio con respecto a su predecesor, sin embargo se mejoraron los efectos visuales relacionados con explosiones y también con las muertes, lo que causó bastante polémica.

La polémica se agrava

Como no podía ser de otra forma, la polémica se agravó con esta segunda parte por varias razones. En primer lugar porque el juego se volvió más violento y, además, a lo largo del juego aparecen destacadas organizaciones reales. Tal fue la polémica que en algunos lugares del mundo se prohibió su venta a menores e incluso se retiró de las tiendas.

Y, además, Rockstar se ganó su primera denuncia por parte de algunos padres que denunciaron a la compañía con acusaciones hacia el juego, ya que para ellos fomentaba la violencia y la pertenencia a bandas.

Con todo ello, GTA 2 había puesto los cimientos de lo que sería el paso a la nueva generación, a GTA 3 y sus diferentes variaciones, algo que veremos en próximas entregas.

Rockstar también liberó el código de la segunda parte que puede ser descargado gratuitamente desde el siguiente enlace:

También te puede interesar